Por Mauricio Vallejo Márquez

Escritor Salvadoreño

Vivimos en un nuevo siglo, en el que debemos tomar lecciones del pasado para poder evolucionar. El desarrollo de los seres humanos se determina por la capacidad de aprehender de su entorno (ojo, no aprender, aunque también es necesario) para materializar cambios acorde a las necesidades actuales.


La política es parte fundamental de todos los seres humanos, aunque muchos tienen una visión limitada y es compresible pues la cultura de cada país determina que tan conocedor de la realidad, de teorías políticas o de sistemas de gobierno podemos ser. En principio la educación es nuestra brújula, sin embargo la voluntad es nuestro timón. Si falta alguno de estos elementos nuestra vida, que es el barco, no podrá evolucionar y se quedará estancado.


La polarización partidaria no es en verdad representativa, pues siempre habrán posiciones ignoradas o marginadas. No podemos ser extremistas, debemos observar todas las alternativas existentes para poder tener un criterio para decidir.


Un partido político sin un fundamento teórico y sin intelectuales está condenado al fracaso. La historia se ha encargado de demostrarlo. Con esto no quiero decir que los teóricos tengan siempre la razón, pero lo que sí han tenido es una visión que ha visto su génesis a partir de lo observado en su entorno. Un partido político no vive de historia o de colores, son sus bases las que los alimentan y si estas no están educadas en un sentido crítico y verdadero es imposible que puedan continuar o desarrollarse. El intelecto, la capacidad de análisis y la honestidad deben ir de la mano con el trabajo de bases.


Como una contribución para generar criterios más amplios de pensamiento, un verdadero análisis sobre nuestra realidad y, además, conocer aportes nace Minimun Vital, un espacio en el que el apasionamiento político se verá menguado por el razonamiento y el análisis, para buscar juntos soluciones a nuestras familias, colonias, ciudades, departamentos y para nuestro país. Los invito a leer nuestras páginas.